En esta entrada vamos a volver al principio, a los controles básicos, y el primero va a ser la velocidad de obturación.

He recibido muchos mensajes preguntando cuando hago un curso de fotografía y voy a ir lanzando en las próximas semanas una serie de guías con el objetivo de difundir los conceptos más básicos pero más importantes de la fotografía.

Por que una base buena y estable es lo esencial para tener futuro en la fotografía (y en cualquier ámbito).

Uno de los pilares básicos es la velocidad de obturación o velocidad de disparo. Pero, ¿cómo afecta a nuestras fotografías la velocidad de obturación? Si ya sabes la respuesta, esto te servirá como apoyo y recuerdo de la teoría elemental, y sino la sabes, ¿a que estas esperando? Sigue leyendo.

¿Qué es la velocidad de obturación?

Si buscamos en la wikipedia que es la velocidad de obturación nos dice esto:

En fotografía, velocidad de obturación o velocidad de disparo, corresponde al inverso al tiempo de exposición y hace referencia al periodo de tiempo durante el cual está abierto el obturador de una cámara fotográfica. Se expresa en segundos y fracciones.

De aqui podríamos deducir que la velocidad de obturación es igual a la velocidad de disparo, expresada en segundos o fracciones de segundos. El tiempo que el sensor esta expuesto a la luz, expresado en segundos o fracciones de segundo.

Lo normal es que en las cámaras, en el modo M, puedas elegir desde los 30 segundos hasta los 1/4.000 s (o incluso 1/8.000 en las cámaras pro). Cada uno de los valores que podemos elegir, vienen determinados por pasos o 1/2-1/3 de paso uno del otro.

Para hacer exposiciones de más de 30 segundos se utiliza el modo Bulb o modo B, en el que el obturador se mantiene abierto mientras pulsemos el pulsador. Pero esa es otra historia, que ya contaremos otro día.

Un pequeño video para mostrarte los diferentes pasos seleccionables en (casi) cualquier cámara, así me ahorro escribirlo, 😉

¿Qué es lo que determina en nuestra cámara réflex esos números?

Determinan el tiempo que el sensor de nuestra cámara esta expuesto a la luz que proviene del objetivo. Para que lo entendáis fácilmente, el sensor tiene delante de él un dispositivo mecánico llamado obturador, que tiene unas cortinillas que suben y bajan para dejar pasar la luz que entra desde el exterior y pasa por nuestro objetivo hasta nuestra cámara.

Lo que quiere decir que en un valor de 1/8.000 seleccionado en la cámara, nuestro obturador estará abierto 1 segundo dividido entre 8.000, algo así como 0,000125 segundos.

En el video podeis apreciar como es el funcionamiento del obturador. Al ser una réflex, cuando se acciona el disparador se levanta primero el espejo, después las cortinillas del obturador y se muestra el sensor (eso verde del fondo). Al cerrar hace lo inverso, baja las cortinillas del obturador y baja el espejo. En las nuevas cámaras sin espejo, nos saltaríamos el paso del espejo, aunque si se sube y bajan las cortinillas del obturador.

Ejercicio:

La mejor forma para verlo es que cojas tu cámara, le quites el objetivo, y una vez encendido, con el modo M, pruebes a disparar a diferentes velocidades. Veras lo rápido que lo hace a un 1/4000 s, es casi imperceptible para nuestro ojo. Prueba a poner velocidades de obturación mas largas y así ves el funcionamiento del conjunto. Después sigue leyendo.

¿Cómo afecta la velocidad de obturación a nuestras fotografías deportivas?

Aunque esto puede servir para cualquier especialidad de fotografía que practiquemos, estas en un blog de fotografía deportiva, con lo que aplicaremos los conocimientos a nuestra especialidad, que es lo que os interesa.

Con lo que hemos visto hasta ahora podemos hablar de:

  • un tiempo de exposición corto, son aquellos superiores a 1/200 (1/300-1/2000-1/4000…) en el que el sensor esta muy poco tiempo expuesto a la luz. Utilizaremos estos valores para congelar el movimiento de los sujetos.
  • un tiempo de exposición largo, son aquellos inferiores a 1/125, cuando el sensor esta expuesto a la luz. Lo utilizaremos en fotografía deportiva cuando no tengamos la suficiente luz ambiente disponible o queramos conseguir fotos con apariencia movida o en movimiento.

Hasta aqui la teoria, veamos unos ejemplos de diferentes fotografías en las que la velocidad de obturación determina el aspecto final:

Velocidad de obturación corta:

Para congelar el movimiento de los deportistas, como por ejemplo en estas fotografías:

Fotografía de Marcelo, jugador del Real Madrid, volando en el aire, tomada a una velocidad de obturación de 1/800 segundos:

Velocidad de obturación corta, 1/800

Un rider haciendo un salto de 3 metros tiene que ir rápido por razones obvias, ¿verdad?, para congelar su moviendo entonces tendremos que utilizar una velocidad muy corta de obturación, en este caso de 1/3200 s:

Velocidad de obturación muy corta, 1/3200 s

 

Velocidad de obturación alta:

Puede parecer que una fotografía es siempre estatica, congelando un moviendo. Pero podemos suplir este hecho cuando subimos el tiempo de obturación de nuestra cámara. Utilizando estos valores altos, podemos transmitir todo el moviendo de la escena:

Esta imagen de los ciclistas pasando a toda velocidad por delante del edificio de correos en la ultima etapa de la Vuelta a España 2015, disparada a 1/40 s:

Velocidad de obturación alta, 1/40s

Llevándolo a un extremo, una velocidad de obturación muy alta en fotografía deportiva puede dar resultados como este, casi subjetivos o artísticos. Foto realizada en la Madrid Horse Week 2015, disparada a 1/15s:

Velocidad de exposición alta, 1/15s

 

Conclusión:

La velocidad de obturación es uno de los pilares más importantes en nuestras fotografías y debemos aprender a controlarla a nuestro antojo. Para ello tienes que tener muy claro el manual de tu cámara para saber como seleccionar de una rápida y optima la velocidad de obturación que queramos.

A partir de aqui, mi consejo es que te dediques a probar que resultados se obtienen en con cada velocidad y aprendas a utilizarlo. Yo te he contado la teoría, ¡ahora te toca a ti!

Te toca salir ahí fuera con tu cámara, perder el miedo al modo M y probar y probar. Pero no probar sin ningun sentido, probar para aprender. Y si piensas que te faltan modelos, que no tienes a Marcelo ni a un jugador de futbol para hacerlo no te limites. Sal a la calle y prueba con los coches que pasen. Haz cosas. 

Compártelo en las redes sociales para que llegue a todo el mundo posible, y hagamos mejorar a todos aquellos amantes de la fotografía deportiva.

Hagamos que la fotografía deportiva llegue a lugares imposibles, y dejaran de serlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies