De nuevo una fotografía nocturna aparece en el blog. Es lo que tiene aprovechar estos días que acaban tan pronto y hay más horas de noche disponible. Aparte de que el frío ayuda a trabajar en la fotografía nocturna, evitando el calentamiento del sensor. Aunque para nosotros estar a -5 o -6 grados no sea muy agradable, pero es invierno y hay que adaptarse.

Esta fotografía responde a mi pasión por buscar los nuevos encuadres y salirme un poco de lo convencional. En esta foto invertí mucho tiempo, ya que no me salía como quería a la primera. La realice hace un tiempo, cuando la primera gran nevada invadía la sierra de Madrid. Incluso, como se aprecia en la fotografía, la nieve aun esta en las ramas de los arboles, algo que solo pasa cuando hace mucho frío y poco sol. Y aprovechando el montón de nieve que había, enterré totalmente mi trípode en la nieve para conseguir esta perspectiva, tan rasante en el suelo.

Y es que verdaderamente, la nieve no esta rasante, sino que tapa parte del frontal del objetivo, el ojo de pez de Canon 15 mm 2,8.

Antes de recomendar a nadie que se ponga a hacer este tipo de cosas, comprueba la capacidad que tiene tanto tu modelo de cámara como el objetivo de aguantar frío y una la posible entrada de agua. Digo lo del frío por que la cámara tenia la parte de abajo metida en la propia nieve, y en este modelo, Canon 1D Mark III, la batería va en la parte inferior. Aunque claro, como siempre he dicho, este modelo es un tanque que lo aguanta todo, o casi.

Fotografía nocturna

Espero que te guste esta fotografía nocturna y me dejes tus comentarios en ella.

 

Nos vemos en la próxima.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies