Últimamente cada vez más gente se monta un negocio por su cuenta. Parece que ha calado en la sociedad esos eslóganes de… Móntate tu propio trabajo, sé tu propio jefe… Se acabó aquello de buscar trabajo en una empresa y empezar desde abajo.

Se tu propio jefe

En fotografía, lo difícil es no ser un emprendedor. Lo normal para alguien que quiera dedicarse a la profesión es empezar dándose a conocer. Algo bastante difícil, en un mercado tan saturado de fotógrafos, donde la mayoría de gente se cree profesional, antes si quiera de aprender a serlo. Pero nosotros hemos superado esa fase, llega el momento de dedicarse a este campo, y llegamos a la pregunta del millón:

¿Cómo me doy a conocer?

Existen 3 formas relativamente sencillas de emprender fotográficamente hablando.

La primera y más sencilla de todas, a la vez que básica, es decírselo a tus amigos. Gritar a los 4 vientos: ¡¡soy fotógrafo!! Utilizar todas las reuniones sociales, hablando con tus amigos y los amigos de tus amigos de quién eres y qué haces. Este paso, que algunos olvidan, hará que tu círculo más cercano lo sepa y esto te ayudará a difundirlo. Además perderás la vergüenza a decírselo a la gente, algo con lo que todos nacemos y cuanto antes nos quitemos mejor.

La segunda, es utilizar las redes sociales. Muchas veces en nuestro Facebook o en nuestro Instagram tenemos a gente que no vemos a menudo o que ni siquiera conocemos en persona. Además, Facebook, tiene la opción más que recomendable de los grupos, donde la gente se reúne con un interés común. También existe la posibilidad de hacerse una página profesional, que se pueden crear de forma sencilla, o tener un perfil profesional y otro personal. Hay que mirar lo que más nos convenga.

La tercera es hacerte una página web donde mostrar tu trabajo. Esto aporta más seriedad que una simple página o perfil en Facebook, e incluso si eres capaz de contar tu trabajo o aquello que sepas en un blog, conseguirás, el día de mañana, ser una referencia o autoridad en un campo concreto. Pero el objetivo es buscar visibilidad, y ésta es la forma más profesional.  Eso si, hay que controlar bien lo que se hace y no cometer fallos que dañen nuestra imagen.

Estas tres formas de darte a conocer deberían ser básicas para cualquier fotógrafo que se aprecie a sí mismo. En otras entradas hablaré de los errores comunes que se cometen en este ámbito. Pero, ¿cuáles han sido tus pasos para darte a conocer?

En definitiva, YO SOY FOTÓGRAFO, ¿y tú?

Soy fotógrafo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies